Soliloquio de un secuestro

¿Qué haces? ¿Por qué cruzas a calle sin mirar a los lados? ¿Por qué no usas el paso de peatones? Supongo que tendrás mucha prisa pero no entiendo que manera tienes de arriesgar tu vida cruzando una calle, una avenida a esa velocidad ¿es qué no ves que pasan coches,camiones, autobuses, a toda velocidad? No te entiendo.

¿A dónde irás tan apresurado? Ah sí, entras en el bloque veintidós. El bloque de enfrente de mi casa. Sólo una persona que no tiene nada que perder cruza a esa velocidad la avenida y entra en el bloque veintidós. ¿Es que no ves que está casi todo en obras? ¿Es qué no ves que los vecinos, que a las dos de la madruagada no pueden dormir,se sientan en la terraza a mirar como las luces de los coches tintinean en el agua de los charcos?

Ahh… entiendo vas a subir al segundo piso. Ese que está entero en obras, ese que no tiene cristales ni ventanas, ese que no tiene ni muebles, ese que solo tiene una bombilla en lo que podría ser el salón, en el futuro, claro. Y ¿qué vas a hacer ahí, joven insensato? Bueno no eres un joven precisamente. ¿Cuántos? ¿treinta y tres o cuarenta y cinco? No lo sé con seguridad pero seguro que tu edad es un número impar. Es a edades impares cuando se comenten las locuras, atrocidades incluso.

Pero vas corriendo, vas subiendo las escaleras de dos en dos, de tres en tres pues tienes unas piernas que te lo pueden permitir. Y veo que has entrado. No puedo ver bien pues el muro que divide las dos habitaciones no me permite ver por dónde estas pasando exactamente. Pero sí, lo confirmo estás en el salón.

Amigo, ¿a quién esperas? ¿No tienes miedo? ¿Qué clase de loco sube a las dos y media de la madrugada al tercer piso del bloque veintidós? Supongo que solo aquellos que tienen alguna transacción pendiente. ¿Problemas con las drogas? Seguro que sí. Porque no encuentro otra explicación. Aunque he de decir que tu apariencia engaña. Aunque las cuatro farolas (una de ellas sin bombilla) sólo me han permitido ver tu silueta. Creo que estas en esa edad en la que los hombres os mantenéis en forma por inercia. Y debías de ser bien parecido. Una persona corriendo una avenida mojada, con piernas que le permiten saltar los charcos y brazos que le ayudan a equilibrarse, a saltar una barandilla a subir las escaleras, de dos en dos hasta el tercer el piso. Creo que no forzaste ninguna puerta, creo que estaba abierta. Sí, estas bien para tu edad. No entiendo por qué malgastar tu vida en trapicheos sin sentido. Tú podrías trabajar de cualquier otra cosa, podrías ser dependiente en una tienda de moda o montador de muebles.¡Qué lástima!

¿Pero a quién esperas? ¿Porqué te agachas? ¿Qué buscas? ¡Oh Dios Mio! ¿Qué tienes en las manos? ¡Eso es un… ¿cenicero del tamaño de un plato hondo?! La cosa se complica, voy a por el teléfono por si tengo que llamar a la policía. Quizás debería poner el móvil a grabar esto, aunque con tan poca luz… Espera.

Ahora, ¿dónde estas?.

¡¿Qué tienes escondido en el suelo insensato?! ¡Espero que no sea un cadáver! Peor ¡espero que no tengas a una niña secuestrada! ¡Oh dios mío! ¿Qué haré cuando venga la policía? ¿Grabarle sin consentimiento es delito?

¿Dónde vas al balcón? No te atreverás. No te atreverás a arrojar los trozos de cadáver descuartizado por el balcón para que los coches lo aplasten con sus ruedas, para que la gasolina que sobra en el asfalto contamine cada pedazos de carne y no puedan rastrearte. ¡Oh Dios mio qué intelitenge! Me esconderé detrás de la cortina para que no me veas.

¿Es el 061, el 111, el 091? ¿Por qué ponen números tan parecidos a los servicios de emergencia? No entiendo a qué tipo de dislexico se le ocurrió esa maravillosa idea.

¿Qué haces? ¿Por qué recoges agua de la lluvia? Es que aún está la niña viva y te está pidiendo agua? Qué crueldad por tu parte.

Comunica, Urgencias comunica. Esto es lo último.

-Si por favor. Soy una vecina del bloque justo enfrente al bloque veintidos de la calle Águilas. Quiero informar sobre una emergencia. Sí por favor, prefiero mantener el anonimato. Tengo miedo a represalias. Quiero informar de un secuestro. Quizás un homicidio o asesinato. Nunca sé bien la diferencia. Eso que lo decida el juez. Un señor bien parecido ha entrado en el bloque corriendo, como alma que lleva el diablo. Y tanto que lo lleva pues creo que tiene a una niña pre-adolescente secuestrada. Creo que le estaba haciendo algo con un centro de mesa o un cenicero o un plato hondo. Era metálico. No no pude ver si era un chuchillo. Pero seguro que no porque era redondo. Y ha salido al balcón a coger agua, con el mismo utensilio. Por favor acudan cuanto antes…
Ah una cosa: ¿puedo grabar la escena o es delito? ¿Oiga? ¿Oiga?

Apuntaré la hora porque luego cuando la televisión pregunta quiero dar los datos correctos. Además cuando me llamen como testigo al juicio, dentro de tres años (¡Cómo está la justicia!, no me acordaré de nada y quizás ese cabrón quede libre. Lo anotaré todo bien.

¿Un gato? ¿Es eso una gata con sus cachorros gatos? Cuatro, cinco… ¿siete? Pero¿qué hace?. ¿Es eso un saco de pienso? No puede ser. Está llegando la policía y él está subiendo ¿Un saco de pienso? Para…para siete gatos.

Bien parecido y le encantan los gatos. Me encanta. A ver cómo le cuenta a la policía que alimenta gatos abandonados en el tercero del bloque veintidós. ¡Menudo loco!

Soliloquio de un secuestro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: